Los adolescentes de la aldea

Los adolescentes de la aldea 2019-10-15T17:36:06+01:00

Pero ¿qué puede hacer una adolescente aparcada en una pequeña aldea gala, aparte de «morirse de aburrimiento» y navegar en su tableta de piedra? En un arranque de generosidad, los autores le han preparado una pequeña sorpresa: ¡toda una pandilla de amigos! Hasta el momento a la sombra de sus padres, los jóvenes de la aldea nunca habían ocupado el lugar que merecen en la serie. Ahora, gracias a la desbordante imaginación de Jean-Yves Ferri y a las magníficas pinceladas de Didier Conrad, se les hace justicia.

BLÍNIX Y SÉLFIX

Dos adolescentes de la aldea desempeñan un papel particularmente importante: se trata de Blínix y Sélfix, asimismo «hijos de», pues son los retoños del pescadero Ordenalfabétix y del herrero Esautomátix, eternos amigos-enemi­gos de la aldea, ¡obsesionados con las peleas! Estos dos jóvenes son como todos los ado­lescentes dignos de tal nombre: contesta­tarios con el «sistema» —simbolizado aquí con la «poción que te hace obeso»— y totalmente reacios a continuar la tradición familiar vinculada a los oficios de sus res­pectivos padres: no tiene sentido forjar para ser herrero, ni tampoco vender pescado para convertirse en pesca­dero; ¡la juventud aspira ahora a tomar sus propias decisiones!

EL ETERNO ADOLESCENTE DE LA ALDEA

En el álbum anterior, Astérix en Italia, Obélix se impuso como el auténtico cabecilla de la aventura. En La hija de Vercingétorix el papel del repartidor de menhires conserva su importancia en cuanto a la talla (del menhir), ¡aunque da la impresión de que Adrenalina le ha robado por completo su estatus de líder! El pobre se muestra totalmente desconcertado por la forma de vida a la que aspiran los jóvenes de la aldea y, por tanto, lo veremos irascible, celoso y a veces incluso actuando de mala fe. Solo le falta una gorra colocada del revés para encarnar al perfecto eterno adolescente de la aldea, aunque en verdad ¡es un poquito mayor que los demás!