Entrevista con los autores

Entrevista con los autores 2019-10-15T12:59:01+01:00

¿Por qué elegisteis darle protagonismo a un personaje femenino, y además adolescente?

JYF: En un principio, mi idea era rescatar de un cajón al gran Vercingétorix. El problema es que eso suponía un riesgo en cuanto a que podía interferir con la Historia, la de verdad. ¿Cómo explicar que los galos de la aldea no hubieran intervenido para socorrer a su histórico jefe?
Finalmente, se me ocurrió que este debía seguir siendo como era, es decir, un simple prólogo mítico de las aventuras de Astérix.
De pronto, preferí ahondar en la posibilidad de la existencia de una joven, ¡lo cual es totalmente inven­tado! Y la temática del álbum se forjó en torno a la adolescencia…
Ese tema no había vuelto a tratarse desde el personaje del joven Gudúrix (Astérix y los normandos). Y pensé que hoy podía abordarse de otro modo.

DC: Teníamos ganas de desarrollar personajes feme­ninos, y, a excepción de Coriza en El regalo del César, no habían aparecido adolescentes de ese género en Astérix. Después de treinta y siete álbumes, siempre es preferible elegir temas y personajes poco tratados por los creadores de la serie si uno pretende aportar ideas nuevas y un poco de aire fresco.

Habladnos del contexto histórico en el que os habéis apoyado para realizar este álbum.

JYF: La acción se enmarca unos años después de la derrota de Alesia. La idea era imaginarse una red secreta de arvernos que se mantenían leales a Vercingétorix.
Como es lógico, cuidan (como pueden) de la hija de su añorado gran jefe. Y de su «torques», una espe­cie de collar honorífico heredado de su padre. Como siempre, procuro echar mano de ciertos elementos históricos. Como la alusión al clima de división que se respiraba durante el asedio de Alesia, o la forma en que los romanos gestionaban sus batallas navales.
Astérix es una serie para reír, pero lo cierto es que el humor funciona mejor con un trasfondo verosímil.

DC: Eso nos permite además esbozar nuevos y colo­ridos personajes: ¡por ejemplo, los arvernos y su par­ticular acento!

Tenéis la misma edad que vuestros persona­jes. ¿Cómo ha sido vuestra relación con ellos desde que erais niños?

JYF: Sí, tengo los mismos años que Astérix, nací en el 59 después de Jesucristo. ¡Eso, por supuesto, crea un vínculo muy estrecho con la serie!(risas)
Veamos, cuando se me confió la responsabilidad de ocuparme del guion, me puse el casco y empecé a rebuscar en los baúles de Panorámix.
Pero Astérix era fruto del encuentro entre Goscinny y Uderzo, dos personalidades muy concretas e inimi­tables. Así que no he descubierto ninguna «receta»…
En cada nuevo álbum simplemente tratamos de conservar cierto espíritu de la serie, que está confor­mado por esa mezcla entre lo antiguo y lo actual que tanto hacer reír siempre.
La idea consiste en tomar una dirección nueva cada vez e inspirarse en el mundo de hoy, el cual, por suerte, nos ofrece día tras día, como sabemos, ¡mon­tones de temas desternillantes!

DC: Yo leí mi primer Astérix con ocho o nueve años. Ya entonces me chiflaba el cómic y Astérix fue una revelación. Nunca deja de sorprenderme haber tenido la fortuna de que me eligieran para continuar esta serie única en la historia del cómic.